Con esto gana Alemania

Resulta inevitable pensar que esto es el futuro. La cultura existente en Brasil, Argentina o Italia va a seguir teniendo un peso mayúsculo. En España el trabajo de formación es magnífico y el alto número de licencias de entrenadores respecto a otros países, como Inglaterra, han situado al fútbol nacional en una posición de ventaja respecto al resto. Pero lo que se está haciendo en Alemania va más allá. Lo que estamos viendo es sólo la punta del iceberg. El triunfo en la Copa del Mundo de 2014, el nacimiento constante de futbolistas talentosos y esta revolución que están protagonizando un nuevo perfil de técnicos en la Bundesliga no parecen más que las primeras consecuencias, tan positivas como sorprendentemente tempranas, de un proceso que sobre todo tendrá impacto en el medio-largo plazo. Todo esto también puede representar sus problemas. Por ejemplo, la uniformidad de estilos e ideas. “La gran mayoría de entrenadores jóvenes que están saliendo son muy fieles a la hegemonía que impuso el éxito del Borussia Dortmund en el país. Equipos muy agresivos y minuciosos a la hora de presionar, que buscan que la transición defensa ataque sea su fase predominante”, nos contaba mismamente el propio Guillermo Valverde, quien también señalaba que Julian Nagelsmann es más completo y versátil. Pero precisamente este punto jamás se ha mostrado como una desventaja para el fútbol alemán.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El único aspecto positivo que valoro en un entrenador joven es que tendrá la fuerza y las ganas de preparar los entrenamientos que quizás un entrenador veterano ha perdido. Pero por lo demás, como en otros ámbitos de la vida, la experiencia me parece lo más valioso. Y acortar tanto los plazos no sé hasta qué punto es bueno.” 
No creo que se trate de una cuestión de pura edad, Guillermo Ortíz. El tema, a mi parecer, es que la generación más joven es la mejor formada en estos momentos. Los conocimientos teóricos y las metodologías que tienen los entrenadores de menos de 45 años son más avanzados o modernos que las de los entrenadores de los 90. Y por eso marcan diferencias. Pero coincido contigo en que cuando las formaciones se igualen -o sea, cuando estos entrenadores tengan 60 años-, la experiencia volverá a ser el grado separatorio entre lo buenísimo y lo mejor. Pero ahora mismo, las formaciones no están igualadas. Hay una generación mejor preparada que otra.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Yo creo que la génesis de todo esto la tenemos en Jose Mourinho. Su metodología de entrenamiento supuso un cambio radical, un nuevo paradigma. Por su proximidad con Portugal, esta nueva metodología influyó en muchos entrenadores jóvenes españoles. Y, a su vez, estoy convencido de que Mourinho influyó sobremanera en Guardiola, siendo ambos los absolutos referentes de la nueva hornada de técnicos jóvenes que han surgido en España, Alemania y Portugal. 
Por lo demás, comentar con respecto al artículo que yo no creo que la juventud en un entrenador sea un factor positivo. De hecho, lo considero negativo. El único aspecto positivo que valoro en un entrenador joven es que tendrá la fuerza y las ganas de preparar los entrenamientos que quizás un entrenador veterano ha perdido. Pero por lo demás, como en otros ámbitos de la vida, la experiencia me parece lo más valioso. Y acortar tanto los plazos no sé hasta qué punto es bueno.